A través del cristal

Otro día más de pedaleo constante, mecánico, con la precisión de un reloj suizo me transporta a lugares en el tiempo. Números reflejados en mis pupilas… cadencia, watios, ritmo cardíaco, velocidad, distancia, porcentajes… hacen que mi cerebro escape de todo lo que sucede a mi alrededor. Mi mente navega con una velocidad incontrolada, recorriendo senderos de un silencio ensordecedor, que trascurren por hermosos parajes totalmente desconocidos para mi.

Todo se fusiona y me sumerge en un absoluto trance. La información viaja sin cesar por mi mente… situaciones, problemas, ideas, ilusiones… Los senderos serpenteantes que me conducían por lugares inexplorados poco a poco me muestran la claridad y todo cobra sentido.

Los cambios de ritmo me están sacando los colores. Siento el ardor en las piernas y mi respiración entrecortada necesita una tregua. Alzo la mirada en busca de aire fresco y allí está… una vez más descubro el cielo gris de Madrid. Vuelvo a mi lugar de partida, pero más cansado y con la mente más limpia. Observo desde los ventanales de la habitación, cómo la lluvia hace competir a dos gotas de agua. Un pitido anuncia el final de mi entrenamiento indoor. Es hora de bajar y afrontar un nuevo día.

2013_03_17 ACristal2

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>